Con la primavera llegan días de trabajo intenso en la viña y, por eso, traslado mi mesa de trabajo “de la bodega al viñedo”.